viernes, 21 de mayo de 2010

El pitogüe de visita en nuestro patio ISACO ABITBOL.


En la imaginación popular de diferentes regiones de la Argentina, el canto de estos pájaros- uno de los más típicos del país- repite diversas frases que dan nombres a la especie.

Marcelino Romay los ha sintetizado en estos versos:

Benteveo, bicho feo,

En Entre Rios , pitaguá,

en Corrientes, pitogüé

Y genteveo en San Juan;

quetupí en Salta le dicen;

en Mendoza, pitojuán;

Estistihuel en San Luis,

es quetupí en Tucumán,

mientras los catamarqueños

lo apellida quechupay.

Boina negra, vincha blanca

y un ponchito así no más,

pero en el pecho le canta

florido miquichizal.

Por su tamaño relativamente pequeño, el benteveo no es un recurso alimentario más que de manera excepcional; en cambio algunas raras veces se lo ha perseguido con miras a su captura para hacerlo vivir en jaulas.

Una gran variedad de augurios se deducen de su canto. Para los guaraníes, es un ave que jamás miente, si canta insistentemente cerca de una casa, anuncia el embarazo de una mujer. Entre los criollos, es importante precisar la ubicación del ave y la hora en que canta: si lo hace en el patio o en un árbol cercano a la vivienda, es un anuncio de llegada de visitas, pero si en este último caso el canto se repite mucho, el benteveo está advirtiendo al hombre la próxima muerte de un familiar.

Si el pájaro está sobre la cumbre del techo, mala señal: habrá discordia en la familia. Si el canto se oye al amanecer, hay casamiento en puerta; si es mediodía, vendrán forasteros o al menos alguien desde muy lejos; si es al anochecer, habrá un nacimiento.

Por otra parte, es peligroso tratar de ahuyentarlo: puede traer mala suerte, especialmente alguna muerte.

Además, el benteveo participa en algunos relatos populares. Uno de ellos es el de la pelea entre aves, considerablemente difundido en el Noroeste. Aquí el benteveo tiene un papel secundario y el protagonista principal es el chuschín o chingolo.

Varias aves se reúnen en una fiesta o en una pulpería y beben copiosamente. Caldeados los ánimos por el alcohol, es el chuschín- que en los cuentos folklóricos aparece generalmente como un peleador- desafía a otro pájaro (en algunas versiones el crespín, en otras el cardenal) y en un duelo a cuchillo la mata. Ante la policía, el benteveo lo denuncia gritando “¡Sí, sí, sí, te vi!” (y así dicen que sigue gritando cada vez que ve a un chingolo) o, ante la acusación de otra ave (la lógica en versión recopilada por Chertudi) afirma a gritos “¡Pito Juan, cierto fue; Pito Juan, cierto fue!” colaborando a la condena del detenido.

Otro relato, de la región del Noroeste, explica el origen del ave. Esta era antes un joven cuyo abuelo, postrado por la enfermedad, le pidió agua. El nieto desalmado no le hizo caso y el viejo le reprochó su actitud, en especial teniendo en cuenta que su vida se apagaba. “¿Se te apaga la pipa?”, le preguntó el nieto, haciéndose el confundido, o “¿Así que tu vida se apaga como una pipa?”, según otra versión. “Si, che pito güe” (Si, mi pipa se apaga”) le contestó el abuelo en guaraní, y murió.

En castigo por su maldad, el nieto se transformó en pájaro y desde entonces repite las últimas palabras del anciano.

Algún punto de contacto con estas versiones tiene otra que circula en el Iberá (provincia de Corrientes): una vieja vivía en la orilla de un monte con dos huérfanos a los que había recogido. En pago, estos deberían mantenerla casando perdices, pescando o buscando frutas. La mujer, que usaba una sucia bincha sujetándole el pelo era holgazana y gran fumadora se pasaba el día sentada dedicándose como única ocupación a fumar en un pito (pipa) que los huérfanos debían mantener siempre lleno de tabaco y encendido. Cada vez que se apagaba, en lugar de bastarse por sí sola la aprovechada vieja gritaba “¡Pito güe, Pito güe!”(“¡Pipa apagada!, ¡Pipa apagada!”) y debían acudir corriendo para servirla inmediatamente si no querían soportar una serie de rezongos e insultos.

Fuente:http://www.oni.escuelas.edu.ar/2003/LA_PAMPA/362/El Benteveo.

videoTema: "El pitogüe",chamame interpretado por Don ISACO ABITBOL. Autor:Juan Antonio Giannantonio.

1 comentario:

Guilherme dijo...

Muchas Gracias amiga Griselda por compartires con nosotros los costumbres de tu Argentina. Para mi qué soy un intersado non solo por el chamamé pero tambien por las tradiciones, costumbres y naturalez argentinas, me encanta ver el video de tan lindo pasarito y escuchar un chamamé dedicado a ello.
Un placer muy grande ver el video y escuchar el chamamé.
Un abrazo mi amiga.