domingo, 6 de septiembre de 2009

"POR EL RIO ME VOY CON LA LLUVIA VENDRE....

El siguiente documento relato está basado en una recopilación de datos y anécdotas referidos al terrible accidente sucedido la noche del 8 de Septiembre de 1989, cuya autora es la Sra. Susana Serial de Sand (Presidente de la Comisión de Homenajes a los Músicos Desaparecidos) en el marco de los actos conmemorativos del 18º aniversario de la tragedia Cuadro de presentacion de la delegacion, foto tomada de un video del programa "Chamame", conducido por el señor Norniella; canal 9 Resistencia Chaco.


"Convocados para representar a Corrientes en el festival Internacional de Folklore en Niza (Francia) comenzaron a ensayar grupos de conjuntos, solistas, acudieron a participar artistas de Resistencia, Chaco con la genial puesta en escena de Dante Cena, el resultado desbordó la expectativas mas exigentes. Depositaron sus sueños en ese viaje, pensaban viajar desde Francia a España donde lo esperaría uno de los guitarristas de Alfredo Zitarroza, el entrerriano “Dioni” Velásquez.
Este lo había escuchado en su pueblo natal de Sta. Elena, en el “Festival de la Chamarrita” y lo impresionó como sonaba el conjunto. Luego de la actuación “Dioni” conversó con el “Gringo” proponiéndole fueran a intentar suerte en España donde hacía años él residía, pero todo quedó en un sueño ya que ese viaje no se llegó a concretar porque sin saber el porque a 24 horas de la partida, el entonces Director de Turismo Julio Traynor, suspendió la participación del grupo en el Festival.
La indignación de todos fue terrible, pero para no dejarse abatir por tantos sueños truncados, quisieron mostrar a Corrientes el valor y calidad de su trabajo, tan es así que comenzaron con el debut en el “Teatro Vera” con un lleno total y una emoción abrasadora.
Un mes más tarde, el viernes 8 se iban a presentar en Bella Vista, el día 9 se irían a Formosa y el domingo 10 estaba previsto el Domo del Centenario de Resistencia (todo programado).
Inician la gira de Ctes. a Bella Vista, apenas llegan, descienden en el club Juventud sito en calle Buenos Aires de esta ciudad, es aquí donde el cuerpo de danzas se quedan para ensayar, la gente de sonido FONEA (Raúl Diaz y Patricia Semper) hacen lo mismo junto al equipo de iluminación y efectos especiales para montar y preparar todo pues el espectáculo era esa noche.
Los 2 pequeños hijos de Ricardo Scófano también descendieron del micro y se dirigieron a la casa de su abuela paterna.
De repente “Yacaré” Aguirre dijo “a ver, vengan conmigo a la radio, todos los músicos para que Bella Vista se entere de que ya llegamos”.
En el mismo coche, 13 personas, 10 músicos, 2 choferes y 1 bailarín llamado “Puchi” Gonzáles, (que regresaba de una peregrinación a Itatí) cansado permaneció durmiendo, ni se enteró puesto que no se bajó ni en el Club ni en la radio.
El encargado de la puesta en escena era Dante Cena, les había dicho antes de salir hacia la radio “miren” que los quiero aquí a las 18:30 para ensayo general, eh?
Ya en la radio se había generado un clima espectacular entre los músicos, operadores y la gente de la misma, tan es así, que sin aviso previo, alguien trajo una cámara filmadora y filmó todo lo acontecido en ese momento.
A las 19:30 ascienden nuevamente al “cole”, viendo que se les hizo muy tarde, alguien gritó al chofer “¡dale, dale, que llegamos tarde”!.
Se puso en marcha el Aklo (marca del colectivo) de procedencia inglesa muy antiguo y maltrecho. Llegaron a la esquina, donde debían girar a la izquierda para retomar la calle Buenos Aires, pero una camioneta mal estacionada, le impide realizar esa maniobra.
El chofer, colocó entonces la trompa del vehículo en la bajada, (una pendiente sumamente peligrosa) trabando por precaución la rueda delantera derecha contra el cordón derecho de la vereda, luego intentó retroceder ese par de metros, pese a acelerar a pleno el motor, no consiguió salir de la bocacalle que sería luego la trampa mortal. El chofer no sabía que al final de esa bajada estaba el Paraná y como había oscurecido la visión llegaba tan solo hasta donde alumbraban los faros del colectivo.
Ante el fracaso de los intentos, Ricardo Scófano (nacido en Bella Vista y conocedor de la zona), le dijo al conductor “esta porquería no va a subir marcha atrás mas vale que des la vuelta por abajo y salimos por otra calle, “claro nadie más que el chofer sabía de la falta de presión en el compresor”.

Miguel Angel "Michel" Sheridan.



El chofer, creyendo que esa bajada se transformaría luego de unos metros en terreno llano, destrabó la rueda delantera para continuar la marcha por esa calle pero de pronto el micro fue tomando una aceleración inusitada y la primera curva de la pendiente ya la tomó fuera de control, balanceándose por uno y otro costado ¡¡¡ Los frenos no funcionaban!!! El pánico se generalizó, entre los gritos desesperados se oyó la voz de Ricardo repitiendo ¡¡¡ este colectivo no tiene frenos!!!, ¡¡¡este colectivo no tiene frenos!!! Esos gritos, más los gritos de terror del pasaje y en la carrera desenfrenada del micro fue desesperante para ellos. Luego se supo que se había alcanzado los 104 Km/h en esos 300 metros en que el colectivo despegando el tren delantero del suelo, volteó una palmera, y con las ruedas traseras derribó la baranda de la costanera. Un par de minutos antes de volar por el aire, Scófano gritó ¡guarda que nos vamos al agua! Zito Segovia, que venía sentado en el apoya brazo de unos de los asientos del pasillo aturdió con un grito desgarrador: ¡”JESÚS YO NO SE NADA”! en tanto Carlos Miño abrió en el aire la ventanilla previendo quizás una vía de escape. La altura que verticalmente separó el punto en que el micro abandonó la bajada, de la superficie del agua,era de aproximadamente 15 mts.



Joaquín Adán "El Gringo" Sheridan.



Sumado a esto la distancia que con el impulso que traía, los proyectó el cause del río más de 20 mts. Bajo el peso del motor inclinó la trompa del micro hacia abajo, haciendo que este cayera en forma vertical contra el agua, al impactar estalló el parabrisas irrumpiendo violentamente el agua al interior, impidiendo a los choferes despegarse de sus asientos. Hacía mucho frío razón por la cual todos iban abrigados con camperas y todas las ventanillas cerradas.






Zitto Segovia




Carlos Miño logró salir por la ventanilla seguido por Tito Gómez quien a tientas y a locas ya sin ver nada porque había perdido sus anteojos no podía despegarse del colectivo, recién cuando éste tocó el fondo del Río logró llegar a la superficie luego del bracear incansablemente , aparte en plena oscuridad no alcanzaba a visualizar ningún punto de referencia más allá de escuchar los gritos de sus compañerosde infortunio pidiendo auxilio. El Río estaba encrespado esa noche, la corriente del canal lo arrastraba rápidamente Río abajo comenzó también su pedido de “Socorro”, “Auxilio”, “Mozú”, un pescador que escuchó los pedidos de auxilio, corrió por la Costanera hasta el lugar en que el Río lo llevaba inexorablemente hacia la muerte. ¡Vení nadando para acá!....... No se nadar, le respondió Tito como respuesta el pescador le arrojó un salvavidas con esa ayuda alcanzó la costa y “Mozú” lo ayudó a trepar la costanera. Fue el providencial amparo de Dios que lo apartó del infortunado destino que no corrieron los otras ocho. Las victimas fueron: Los dos choferes del colectivo, Joaquín Adam y Miguel Ángel Sheridan, Yacaré Aguirre, Yony Bher, Chango Paniagua y Zito Segovia.
que verticalmente separó el punto en que el micro abandonó la bajada, de la superficie del agua, era de aproximadamente 15 mts. Sumado a esto la distancia que con el impulso que traía, los proyectó el cause del río más de 20 mts. Bajo el peso del motor inclinó la trompa del micro hacia abajo, haciendo que este cayera en forma vertical contra el agua, al impactar estalló el parabrisas irrumpiendo violentamente el agua al interior, impidiendo a los choferes despegarse de sus asientos. Hacía mucho frío razón por la cual todos iban abrigados con camperas y todas las ventanillas cerradas.
Carlos Miño logró salir por la ventanilla seguido por Tito Gómez quien a tientas y a locas ya sin ver nada porque había perdido sus anteojos no podía despegarse del colectivo, recién cuando éste tocó el fondo del Río logró llegar a la superficie luego del bracear incansablemente, aparte en plena oscuridad no alcanzaba a visualizar ningún punto de referencia más allá de escuchar los gritos de sus compañeros de infortunio pidiendo auxilio.


El Río estaba encrespado esa noche, la corriente del canal lo arrastraba rápidamente Río abajo comenzó también su pedido de “Socorro”, “Auxilio”, “Mozú”, un pescador que escuchó los pedidos de auxilio, corrió por la Costanera hasta el lugar en que el Río lo llevaba inexorablemente hacia la muerte. ¡Vení nadando para acá!....... No se nadar, le respondió Tito como respuesta el pescador le arrojó un salvavidas con esa ayuda alcanzó la costa y “Mozú” lo ayudó a trepar la costanera. Fue el providencial amparo de Dios que lo apartó del infortunado destino que no corrieron los otras ocho. Las victimas fueron: Los dos choferes del colectivo, Joaquín Adam y Miguel Ángel Sheridan, Yacaré Aguirre, Yony Bher, Chango Paniagua y Zito Segovia.
Ya en la costa solo, perdido, en estado de shock, lloraba, de pronto escucha una voz que gritaba ¡Tito, Tito!, y una sombra que emerge de la oscuridad corriendo, era Ricardo Scófano, se abrazaron y lloraron un largo rato, dos horas después de la tragedia reunidos en el Club Caza y Pesca con el resto de la delegación que se habían quedado en el Club, decidieron quedarse hasta que sacaran el colectivo del agua, cosa que se logró el domingo de tardecita.
Salió vacío… todos han dejado, como una herencia y testimonio de su vocación Chamamecera, sus grabaciones en placas discográficas, que son la evidencia que fueron músicos notables, únicos e irremplazables.

Cada 8 de Septiembre, manos amigas, manos chamameceras, arrojan flores al Río, al hermano y padre Río, que los acogió en su seno para cumplir con aquella estrofa del Chamamé más sentido que expresa: “ Por el Río me iré con la lluvia vendré”, a refrescarnos el espíritu con ese canto de siempre con el “bando” y las guitarras, portadoras de un mensaje que nos moja el alma e inunda nuestras gargantas apagando el llanto de un pueblo que los colmó de aplausos y renace en cada chamamé, en el Sapukay más estridente que hoy le brindamos con admiración y afecto.
video



"Trio Corrientes": Ricardo Scofano,"Cacho" Espíndola,sobrevivientes, Carlos "Chango" Paniagua, fallecio en la tragedia del 8 de septiembre de 1989.
Lamentablemente no he conseguido fotos de "Yacare" Aguirre, quien aparece en un momento a la izquierda del video.

No hay comentarios.: